viernes, 1 de marzo de 2013

DEDICADO A LOS PERIODISTAS NICARAGÜENSES


DEDICADO A LOS PERIODISTAS NICARAGÜENSES

Rubén Darío, escritor, poeta y periodista. Es el modelo primordial a seguir por los hombres de prensa y letras en Nicaragua. La función periodística de Rubén Darío, además de darle reconocimiento mundial, lo mantuvo en varios diarios importantes de América Latina y Europa. Gran parte del reconocimiento de su vida y obra, fue alimentada por el excelente reportaje y la crónica de periodista desarrollada en importantes Diarios, pero quizás fue en el Diario LA NACIÓN de Buenos Aires, donde fue un periodista muy aclamado, logrando el reconocimiento mundial en los primeros trabajos periodísticos. Incluso consiguió sostener su estropeada situación económica ejerciendo de periodista. Esta noble tarea dedicada con pasión y amor por el Príncipe de la lengua castellana, lo llevó a escribir la célebre frase: “Y cuando la montaña de la vida nos sea dura y larga y alta y llena de abismos, amar la inmensidad que es de amor encendida ¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!”. También el periodista Rubén Darío fue director de importantes diarios centroamericanos. En el diario la “Unión” del Salvador, fue nombrado Director. Y señaló: “Estaba remunerado con liberalidad. Se me pagaban aparte los sueldos de los redactores. Se imprimía el periódico en la imprenta nacional y se me dejaba todo el producto administrativo de la empresa. Tenía bajo mis órdenes a un escritor político de Costa Rica, a quien encomendé los artículos editoriales, don Tranquilino Chacón; a un fulminante colombiano, famoso en Centroamérica como orador, como taquígrafo y aún como militar y como revolucionario; un buen diablo, Gustavo Ortega y a cierto malogrado poeta costarriqueño, mozo gentil, que murió de tristeza y de miseria: me refiero a Aquiles Echeverría”.- (Autor de las “Concherías”).

/Autor/Víctor Boitano Coleman/Managua, Nicaragua/1 marzo 2013/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias, por entrar a este modesto espacio. Bienvenido.